Fue coronada 4 veces campeona mundial de fútbol en 1954, 1974, 1990 y 2014, y 3 veces campeona europea en 1972, 1980, 1996. También debe decirse que mientras tanto había perdido cuatro finales en 1966, 1982, 1986 y 2002. Unos resultados espectaculares por decir lo menos. La decisión fue del actual presidente de la Asociación Japonesa de Fútbol, Saburo Kawabuchi, en 1996. Con el azul se intentó eliminar la sensación perdedora de los años anteriores, en los que Japón jugaba de rojo, y también se buscó diferenciarse de Corea de Sur y China, las otras referencias regionales. “Es mi favorita de todo el torneo”, admitió el super aficionado del fútbol Khloe Lewis de 27 años y originario de Somerville, Massachusetts. Aunque su historia está cargada, un poco demasiado, con grandes giros y vueltas principalmente vinculados a las dos guerras mundiales, Alemania sigue siendo una referencia en el campo del fútbol mundial. Aunque alejados de la elite mundial, también forman parte del club de los países «antipatrióticos» del fútbol.

CAMISETA OFICIAL ALEMANIA PRIMERA EQUIPACION 2017-2018 HOMBRE B47873 No hace muchos años Togo, aprovechando la similitud de colores, jugó con las camisetas que Brasil había usado en el Mundial 98. Más cuestiones de la pobreza africana: Lesotho llegó a vestirse con la indumentaria oficial de Inglaterra, aunque con su escudo nacional pegado por encima del inglés y con un improvisado dibujo de su bandera en el centro de la camiseta. Por supeusto, no faltan el escudo y el logo de la marca en el pecho. La marca ha querido reunir a los miembros del femenino y masculino del Real Madrid, así como al equipo femenino de basket, representantes de los alevines y jugadores de su equipo Genuine que compiten en LaLiga Genuine. Si fuera por la camiseta de su equipo nacional, la bandera de Italia debería flamear azul, en vez de la verde, blanca y roja instalada en la península desde 1797. Pero la «nazionale» se viste de azzurro, el color emblemático de los Savoia, la familia real italiana entre 1861 y 1946. Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, es decir, antes de la proclamación de la República, la bandera tricolor tenía incorporada en su centro el escudo de armas de los Savoia, que era azul.

Un hecho similar ocurre con Holanda, cuyo estandarte nacional es rojo, blanco y azul, pero cuyos seleccionados visten naranja, en honor a la familia real de los Países Bajos, la Casa de Orange- Nassau. Pero se trató de un hecho aislado: como su vestimenta coincidía con la del rival, el modesto club Kimberley de Mar del Plata salió en su auxilio y ofreció su equipamiento ante la emergencia. Esto es el Maracanazo, en 1950. Brasil juega de blanco y pierde la final del Mundial ante Uruguay. A tener en cuenta que Uruguay ya era una potencia futbolística en aquellos inicios. Este periodo de sequía siguió produciéndose por lo que no pudo participar en ninguna competición internacional hasta los Juegos Olimpicos de 1928 de Amsterdam donde llegó a los cuartos de final donde perdió frente a Uruguay. En cualquier caso, la camiseta de color verde ha estado presente en grandes momentos de la historia de este deporte y en prácticamente todos los grandes eventos, tanto Eurocopas como Mundiales.

Con este uniforme, Oliver Bierhoff pasó a la historia al anotar el Gol de Oro en el partido contra la República Checa. Una histórica camiseta de visitante, la verde, nació como gesto de gratitud y agradecimiento a la República de Irlanda, una de las primeras selecciones que invitó a Alemania a jugar un partido tras la Segunda Guerra Mundial. Alemania logró clasificarse para participar en la Copa del Mundo de 1934 de Italia tras vencer al equipo de Luxemburgo donde se alzaría con el más que preciado tercer puesto tras vencer a Suecia, 2-1 en cuartos de final y perder frente a Checoslovaquia, 3-1, en semifinales. En ese sentido, no serán pocos los aficionados que querrán conseguir la camiseta del combinado que ganó hasta en cuatro oportunidades la Copa del Mundo y que llega a Qatar con la ilusión de repetir en Brasil 2014, cuando vencieron a Argentina en la final. Desde su abrumadora victoria en la semifinal de la copa del mundo 2014 contra Brasil (7 a 1), hasta la derrota contra Argentina en la final del mundo de 1986 (3-2), la selección alemana combina armoniosamente espectáculo y pasión. Su bandera responde a las oscuras tonalidades del escudo de armas de la Commonwealth, pero los colores oficiales del país son, desde 1984, el verde y el oro, también adoptados para su vestimenta deportiva.

Puede que también te guste...